Aloha!

Llevamos meses de aventura y todavía nos quedan presentaciones pendientes. Estábamos esperando la ocasión perfecta para hablaros de ella.

 

Colorado no pasa sus noches y viajes en solitario, tiene una compañera de batallas, una buena amiga con la que comparte miradas y confesiones a medianoche.  Como no podía ser de otra manera en el salpicadero de nuestra Volskwagen hay una pequeña hawaiana.

Se popularizaron en 1950 cuando los soldados americanos llegaron a Hawai, pero fueron los surferos californianos quienes primero las adoptaron y  las convirtieron en sus compañeras de viajes. Y eso mismo fue lo que hicimos nosotros, sumar a la aventura del Phototruck a una nueva compañera.

Aloha, la pequeña hawaiana del salpicadero del Phototruck

Elegir su nombre no fue tarea fácil (al igual que encontrarla. Ojalá pudiéramos contaros que fuimos a por ella, pero la verdad es que viajó hasta nosotros en una cajita), pero con calma y paciencia encontramos el nombre perfecto para ella: Aloha.

Y Aloha no es nombre cualquiera, es algo más que eso. 

Aloha es una manera de vivir y

de tratar a los demás con amor y respeto.

Aloha es dar y recibir.

Colorado y Aloha son el tándem perfecto para ayudarnos a crear sonrisas. Y la verdad… que en los viajes por carretera, su movimiento de caderas nos deja encandilados con una sonrisa de oreja a oreja.

4 Comments

Post a Comment